Cuando uno observa las relaciones entre pueblo y crimen ve que cuanto mas opresivo e injusto es un estado mas intensos y crueles son los crímenes cometidos en esa sociedad.

El crimen para mi es una manifestación mas de los estados de injusticia social.

La solución a la criminalidad no pasa por mas policía, mas jueces, mas leyes y mas cárceles sino por mas justicia social.

El horror policial, judicial y estatal son una expresión máxima de un estado y una sociedad fallidas.

Los jugadores clave que dirigen esta sociedad recurren a la violencia extrema de la maquinaria del estado porque son incapaces de reconocer sus fallos.